NO ME TOQUES LAS CANICAS, EL BANCO EXPROPIADO SE QUEDA

Madrid, agosto de 2017

Los bancos nos han robado casi todo, por eso decidimos expropiar una sucursal, devolver parte de lo robado a la comunidad, a la gente, al barrio. Y elegimos esta sucursal por ser una de las que más vecinos estafó y expulsó del barrio.

Y así nació el Banco Expropiado La Canica. El único banco que no roba a la gente.

En esta sucursal se reúnen la PAH, el sindicato de inquilinas, la central de abastecimiento de La Canica, grupos y cooperativas de consumo y la red de compras colectivas, grupo de autodefensa feminista, sección invertida. Es decir, cualquier persona o colectivo que entienda el espacio de La Canica como un espacio del barrio y a defender. El motivo, los cada vez más numerosos negocios que basan su emprendimiento en la explotación comercial de una marca, el consumo y un fenómeno violento, la conversión de las ciudades en grandes parques temáticos donde el vecindario es criminalizado si se queja, acaban provocando el desplazamiento forzoso de la gente y que nos convirtamos en mano de obra barata o un objeto de espectáculo para el turista.

Se han celebrado mercadillos, jornadas, charlas, debates y presentaciones.

Creemos en otra economía. Nos movemos bajo unas relaciones de intercambio basadas en el feminismo, la no mercantilización de los productos y servicios, centrada en las personas, dentro de un barrio donde existen redes vecinales, conectadas entre ellas y con otros barrios, inserta en una ciudad que ha dejado de ser un espacio de encuentro y apoyo mutuo para convertirse en un monstruo, en una mole reconstruída por y para la circulación de mercancías, seres vivos y no solo plásticos.

Lo que ahora es del barrio gracias a una expropiación popular puede ser otra vez propiedad privada de Bankia por la intervención de políticos, policías y jueces. Los que escriben leyes y las ejecutan, mantenidos por el único dinero que no se puede evadir porque lo quitan directamente de las nóminas con la complicidad de los empresarios: el IRPF de las trabajadoras asalariadas.

A los bancos no hay que desearles mal, hay que hacérselo. Al Estado no hay que votarle, hay que botarle. Contra el sistema capitalista, expropiación masiva popular y autogestión. Ni dios, ni amo, ni marido ni partido.

BANCO EXPROPIADO LA CANICA
El único banco que no roba a la gente.